domingo, 26 de febrero de 2017

Cine, lo que vamos viendo. Cuatro reseñas (nº LVIII)

Fecha estelar: -305844.4
_____________________________

Películas reseñadas:

- Patlabor: la película (1989)
- Sherlock: el problema final (2017)
- Snowden (2016)
- Anthropoid (2006)



________________________________________________________________________________
Patlabor: la película (1989)
Dir. Mamoru Oshii

No suelo ser aficionado al anime de mechas, sin embargo, si de Mamoru Oshii se trata, la película debe ser revisitada. Y eso que Oshii tiene muchas idas de olla en sus trabajos.
Es posible ver Patlabor como película única, sin saber nada de la serie animada previa y sin interesarse por la deriva que ha tomado después (la segunda entrega, dirigida también por Oshii, es bastante buena o, al menos así la recuerdo). Quizás entra demasiado a saco y da por hecho que los personajes y sus interacciones dentro del grupo son conocidas. A pesar de ello la película coge muy buen ritmo desde el principio con una historia de ciencia ficción más que interesante en la que los personajes están supeditados al desarrollo de la misma y poco se detiene el director en mostrar algún tipo de desarrollo de protagonistas.
Porque Patlabor es anime de mechas pero en realidad los robots controlados por pilotos aparecen poco. Es una historia de investigación desarrollada en un futuro Tokio de 1999 donde los robots se están comportando de forma impredecible y violenta a raíz de un cambio en el sistema operativo que los controla. Y resulta que el guion es perfecto, el mundo que se muestra es interesante y Mamoru Oshii consigue una de sus películas más entendibles. Desde luego lo es hoy cuando estamos mucho más acostumbrados a la informática y a su lenguaje. Quizás en 1989 resultara más difícil, pero, vista hoy, todo lo que se dice está más que vigente y no chirría casi nada.
Y si a todo esto le añadimos que Mamoru Oshii siempre se preocupa y mucho por el diseño de sus escenarios, artilugios, uniformes y artefactos militares, la película visualmente resulta bastante buena, sobre todo porque se usa poco ordenador (Oshii abusa demasiado del mismo desde que puede usarlo y en Ghost in the Shell 2.0 e Innocence está la muestra) y el dibujo es tradicional con una pátina comiquera que no envejece nada, nada mal. Es curioso ver también aquí un adelanto de lo que se verá en Ghost in the Shell en el dibujo de los barrios derruidos de Tokio por los que pasean los detectives, son unos fondos muy trabajados y con una música de Kenji Kawai muy reconocible. Invitan a parar la película para contemplar el dibujo. Incluso la propia historia parece un germen de la que se verá en GITS, con un villano que se suicida en la primera escena pero cuya presencia no desaparece, es capaz de manejar los acontecimientos como si del Titiritero se tratara.
7/10 - Buena


________________________________________________________________________________
Sherlock: el problema final (2017)
Dir. Benjamin Caron

La última entrega de la cuarta temporada de Sherlock no ha hecho sino confirmar el agotamiento de ideas que hay entre las mentes pensantes que imaginan historias para esta versión contemporánea de los personajes creados por Conan Doyle.
Tras una decepcionante primera entrega, la segunda parecía que remontaba algo el vuelo y el interés, pero este ultimo episodio es una especie de entrega de la saga Saw sin gore pero con una maestra de ceremonias con "cara loca" pero de interpretación muy penosa. Pero bueno, peor es lo del Moriarty sobreactuado, uno de los personajes más desacertados de toda la serie desde sus inicios.
Una pena si en verdad se trata del último episodio de la serie, aunque nada raro en las series que son incapaces de ser conscientes de que ha llegado el momento de finalizar gloriosamente y se alargan en base a una patente falta de ideas o, como es el caso, en base a unas ideas de lo más estrafalario resueltas con situaciones de lo más inverosímil, que en este episodio, de nuevo, hay unas cuantas (momento cristal, momento granada, resolución del asunto del perro, ....).
No es culpa ni de Benedict Cumberbatch ni de Martin Freeman, hacen lo que pueden aparte de que son muy buenos actores, la culpa es de las mentes pensantes detrás de las cámaras empeñadas en centrarse en las idas de olla de un Sherlock cuasi superhéroe y las penas familiares de los dos protagonistas en lugar de resolver casos. Dejar el misterio y el thriller para adentrarse en la paranoia psicodélica resuelta con doble tirabuzón.

4/10 - Regular


______________________________________________________________________________

Snowden (2016)
Dir. Oliver Stone

Nadie puede negar la facilidad que tiene Oliver Stone para rodar este tipo de historias. La habilidad para enmarcar una historia real en una película de manera que el resultado esté entre la denuncia y la documentación de los hechos pero sin olvidar que se debe enganchar, contarlo todo, montarlo, con ritmo y con suspense. Y ello a pesar de que es un caso muy reciente y conocido.
Lo que tampoco se puede negar es que cuando Oliver Stone rueda este tipo de películas lastra con un cierto tufillo que desequilibra la balanza siempre hacia el mismo sitio. No es que sea malo, es lo que siempre ha hecho y lo que, por tanto, te debes esperar. Aquí es evidente que toma partido por su protagonista y por su denuncia lo cual le acerca en ocasiones a la demagogia discursiva por parte de su protagonista, un más que convincente Joseph Gordon-Levitt.
Y también otro lastre en la película. El interés por humanizar al protagonista lleva a desarrollar su vida más personal con su pareja y la influencia que pudiera también tener en el devenir de lo ocurrido. Pero esta parte es muy convencional y engancha poco.

6/10 - Interesante



________________________________________________________________________________
Anthropoid (2006)
Dir. Sean Ellis

Película que reconstruye el atentado realizado en mayo de 1942 en Praga con el objetivo de eliminar al oficial nazi Reinhard Heydrich. Película sujeta a unos hechos conocidos y a un final también conocido. Y aquí esto es un gran lastre.
Se opta por contarlo todo desde el punto de vista del comando de la resistencia en la elaboración del atentado y en lo ocurrido en los días siguientes al mismo quedando una película claramente dividida en dos partes, antes y después del atentado.
La parte del antes es aburrida, muy aburrida. Sean Ellis no se limita a narrar fríamente los hechos conocidos y documentados, a mostrarlos visualmente lo cual es ya de por sí muy interesante. Opta, sin embargo, por una cierta tendencia a dirigir al espectador hacia el melodrama a través de las relaciones entre los personajes para luego, en su final, dar un supuesto carácter épico de la acción que van a realizar. Y con pocas vacilaciones porque, aunque sí que se mencionan en varias ocasiones las dudas sobre la acción por las consecuencias de la misma en la población ocupada, lo cierto es que los dilemas morales son pasados aquí muy por encima, se profundiza poco cuando el ya consabido salvajismo de los asesinatos nazis de represalia era más que esperable.
La mejora de la película es patente a partir del atentado, aunque solo sea porque es donde está la acción porque en general todo tiene un aspecto, una factura como muy televisiva. De hecho todos los enfrentamientos y tiroteos no parecen de una película del siglo XXI sino más bien de un rutinario telefilm de hace treinta años.
Basada en estos mismos hechos pero adaptándolos, Fritz Lang realizó en 1943 "Hangmen Also Die!", aquí titulada "Los verdugos también mueren". Película que hay que revisitar porque aunque pueda padecer de cierto propagandismo, realizada como está en plena guerra mundial y con el atentado a Heydrich muy reciente, la película de Lang está a años luz a todos los niveles y especialmente a nivel de dirección.

5/10 - Pasable



------------------


Recuerda, amigo lector, que estas reseñas están basadas única y exclusivamente en mi opinión y gusto personal que puede, o no, coincidir con la del resto de los mortales.





 -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada