domingo, 25 de octubre de 2015

Algunas referencias en Interstellar a 2001: Una odisea espacial

Fecha estelar: -307184.8
_______________________________


Aviso para navegantes: hay spoilers por todos lados.
Esta entrada es una reedición de una entrada anterior.




No cabe duda que Interstellar (2014), de Christopher Nolan, va a pasar a formar parte de mis principales películas de ciencia ficción seria. Es un peliculón con todas las letras, hace muchos años que no encontraba con algo nuevo y original que causara este nivel de fascinación. Desde luego esta atracción se debe en primer lugar a la historia que se cuenta, una historia que trasciende a las personas (aunque sean personas sus protagonistas) para narrar la evolución de la humanidad en su lucha contra su propia extinción y por la aventura de colonizar el espacio. Y es que el universo es muy vasto, tan vasto que trasciende al ser humano en el espacio y en el tiempo. Las distancias son inconmensurables y los años de vida de una persona no son más que "nanomigajas" de tiempo transcurrido o por transcurrir. Hay muchos relatos de ciencia ficción que tratan este tema, pero en Interstellar está muy clara la influencia de algunos de los principales relatos de Arthur C. Clarke, desde su Odisea Espacial pasando por Cita con Rama y Cánticos de la Lejana Tierra. Si a esto le unimos una factura técnica impecable, un ritmo perfecto y una música grandiosa que acompaña perfetamente a unas poderosísimas imágenes, el resultado es un film que por derecho propio tiene sitio en un pedestal.

Christopher Nolan no se ha cortado a la hora de reconocer que otra obra sublime como es 2001: una odisea del espacio (1968) de Stanley Kubrick ha sido una de las películas más influyentes a la hora de concebir y rodar Interstellar. ¡Y nosotros se lo agradecemos y  le admiramos por ello! 
Son múltiples las referencias y homenajes que Nolan hace a 2001 en Interstellar, tantas más cuantas más veces veas la película y nuevas descubras, ya sean premeditadas por el director o simplemente que el espectador quiere ver. Mi intención es recoger aquí algunas de ellas, pero no sin antes mencionar también otras influencias.
En primer lugar, reconocida de forma generalizada, Contact, la novela de Carl Sagan llevada al cine por Robert Zemeckis en 1997. La concepción de un viaje a través de un agujero de gusano es común a las dos historias pues no en vano fue el físico estadounidense Kip Stephen Thorne, gran amigo de Sagan, especialista en física gravitacional y astrofísica, el asesor de ambos proyectos. Pero, además de la física, hay otras cosas en común entre Interstellar y Contact, como esos mensajes que deben ser descifrados, o las reuniones espacio-temporales entre padres e hijas y sus aventuras que trascienden de lo personal hacia el destino de la humanidad. Por no mencionar la obvia, como es ver a Matthew McConaughey en las dos películas, pero, eso sí, con una gran diferencia interpretativa a favor de su último trabajo.

Para la primera parte de la película, la centrada en la situación de los protagonistas en la Tierra, es fácil reconocer otras películas o ilustraciones de grandes extensiones de terreno cultivado o valdío con una sola contrucción central. En mi memoria más inmediata surge en primer lugar Días del Cielo (1978) de Terrence Malick. Si bien allí eran grandes extensiones de trigo y aquí son de maíz (el trigo ha perecido a la plaga). La filmación de espacios abiertos de Malick fue lo primero que pensé al ver Interstellar.

Interstellar (2014)


Días del cielo (1978)


Pero vamos ahora con las múltiples referencias/influencias/homenajes/guiños al 2001 de Kubrick, así como al relato inicial de Clarke El Centinela, readaptado y ampliado después en lo que sería la saga de Odisea Espacial. (Una pequeña entrada sobre El Centinela-Monolito de la Luna en este mismo blog: TMA-1, Anomalía Magnética de Tycho nº 1).

Para empezar, el Monolito. No se puede negar la extraña forma monolítica, compacta y, en apariencia de una pieza, de los robots en Interstellar. Pero además, al final de la película en la nave-colonia vemos que los testimonios de las personas sobre cómo eran las condiciones en la Tierra se muestran a través de unos monolitos distribuídos por doquier.



¿Un monolito?

¿Un monolito?

Resulta curioso también que en las dos películas sean seres superiores que dominan el espacio-tiempo quienes decidan "ayudar" a los seres humanos en su desarrollo. En el caso de Interstellar colocando un agujero de gusano cerca de Saturno. En el caso de 2001 el último monolito es colocado en las cercanías de Júpiter. Pero en la película de Kubrick hay una diferencia con la novela de Clarke, que también coloca el monolito cerca de Saturno. Esa secuencia de acercamiento de la Discovery a Júpiter con el monolito flotando, esa secuencia de la Endurance navegando por los anillos de Saturno.....

Un monolito cerca de Júpiter previo a la aparición de la Discovery

La Endurance sobrevuela los anillos de Saturno

Además en estos viajes largos los astronautas hibernan, procedimiento que ha sido ampliamente utilizado en los viajes espaciales en la ciencia ficción, no solo en estas dos películas.

Hibernación tipo "momia"

Hibernación por inmersión en un líquido

La generación de "gravedad artificial" se consigue de la misma forma, que además es la más simple y sencilla desde el punto de vista físico. Si una nave gira, su movimiento es acelerado y el sistema es no inercial. Los habitantes de la nave notan una "fuerza ficticia" (para ellos una fuerza centrífuga) que les hace pegarse a las paredes. En este caso el guiño a 2001 habrá que atribuírselo a Hans Zimmer, porque en algunos momentos cuando vemos la Endurance empezar a girar, la música adquiere marcado un tono clásico que recuerda a la danza giratoria de las naves en 2001 al ritmo del vals del Danubio azul de Strauss.


Gira al ritmo de la música de Zimmer

Gira al ritmo del vals del Danibio azul

El sistema de comunicación con la Tierra se explica por sí solo.




Ahora vienen un par de guiños al HAL-9000 de 2001. La primera de ellas, mi preferida sin duda respecto de todas las referencias a 2001 que he podido encontrar o querido ver, es una línea de diálogo que mantienen el robot Tars y el protagonista Cooper cuando están saliendo de la Tierra en el cohete por fases.

Tars: Preparados para separación de primera etapa, ..... primera etapa.
Tars: ¿Todos bien? ¿suficientes esclavos para mi colonia de robots?
Doyle: Lo programaron con sentido del humor para que encajara mejor en su unidad. Creen que nos relaja.
Cooper: ¡Un robot gigante sarcástico! ¡qué gran idea!
Tars: Puedo encender una lucecita cuando esté bromeando, si quiere.
Cooper: Eso estaría bien.
Tars: Le ayudará a regresar a la nave cuando le haga salir despedido por la exclusa.

En ese instante Tars enciende la lucecita..

Tars con un negro sentido del humor

Ni que decir tiene la manera a la que Bowman vuelve a entrar en la Discovery. HAL no le abre la escotilla porque no quiere y tiene que utilizar la apertura manual de la misma con un salto entre las dos naves y espacio vacío de por medio.

HAL no puede controlar la apertura manual de la escotilla

Otra referencia, visual en este caso, al HAL de 2001 la encuentro en la sala de desactivación de la computadora y Bowman flotando mientras lo desactiva. En Interstellar es la librería vista de frente con los huecos de los libros caídos y, sobre todo, desde atrás, cuando Cooper está dentro del agujero negro, en el teseracto.


Desactivando a HAL
Una curiosidad sobre su última canción aquí



La transcendencia del ser humano en el acto final de 2001, que empieza cuando Bowman llega a la habitación que han recreado los seres extraterrestres, es un recurso que se utiliza en muchas películas de ciencia ficción. Al final todo es un viaje, una peripecia que lleva a la revelación al final de la película. Tal que así ocurre también en, por ejemplo, Encuentros en la tercera fase (1977), Prometheus (2012), Misión a Marte (2000), Contact (1997), Matrix reloaded y Matrix revolutions (2003) o en Snowpiercer (2013), etc, etc. Y, por supuesto, también en Interstellar, cuando Cooper entra en el agujero negro y en el teseracto.




Hay aquí un detalle que prefiero no considerar. Si, como dice Cooper, el teseracto es un lugar que los seres humanos del futuro, que dominan 5 dimensiones, han puesto ahí para que Cooper muestre a su hija las soluciones de las ecuaciones y así salvar a la humanidad, entonces existe la paradoja de ¿por qué existen estos seres humanos?. Hubiera sido mejor, en mi opinión, dejar la construcción del teseracto a otros seres extraterrestres diferentes de los humanos (como es el caso de 2001) pero preocupados por nuestra desaparición. Algo así como los seres del Continuum Q de Star Trek.

En cualquier caso, y por acabar con estas referencias al 2001 de Kubrick en Interstellar, el plano de Cooper cuando sale del agujero negro y aparece en las cercanías de Saturno se explica por sí solo.




Y para finalizar, otras dos referencias a A. C. Clarke. En el epílogo de la película Cooper despierta en una estación-colonia espacial cuyo diseño es muy similar a la descrita por Clarke en Cita con Rama. Es un diseño coherente con la generación de gravedad gracias al movimento circular y también se pudo ver en, por ejemplo, Elysyum (2013). Sin embargo, en mi caso, el primer recuerdo que tengo de una estación así pertenece a una ilustración de la Enciclopedia Sarpe de Astronomía que allá por el año 1982 coleccionaba por fascículos semanales siendo un chaval.


Ahora bien, ¿cómo continúa la historia? ¿qué pasará con la Humanidad?
Curiosamente el final de la película se puede considerar el punto de partida de Cánticos de la lejana Tierra, novela publicada por A. C. Clarke en 1986. La sinopsis del libro, en la contracubierta, plantea la situación de lo que está por llegar al final de Interstellar:

Llegaron a Thalassa en la Magallanes, la última astronave de la Tierra. Sus tripulantes, testigos de la destrucción del sistema solar, transportaban a los restos de la humanidad sumidos en el sueño de la hibernación. Aunque planeaban hacer tan sólo una escala de reabastecimiento en ese mundo oceánico antes de proseguir su travesía de quinientos años hasta su destino final, para su sorpresa encontraron que una de las sondas sembradoras enviadas por la Tierra en un desesperado intento de preservar la vida humana en la galaxia había conseguido fructificar, creando en Thalassa una civilización casi utópica. ¿Cómo afectará la llegada de la Magallanes, con su aura trágica, a la feliz sociedad thalassana? Y a pesar de la disciplina que gobierna su misión, ¿podrán los supervivientes de la Tierra evitar la tentación de terminar su viaje en aquel paraíso? 


.





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada