miércoles, 27 de marzo de 2013

Momo e no Tegami

Fecha estelar: -309764.8
___________________________

Momo e no Tegami (2011), es segundo trabajo como director de Hiroyuki Okiura, que también dirigió la más que interesante Jin-Roh en 1998. Aunque Okiura no se ha prodigado mucho en la dirección, sí que ha participado, generalmente como animador principal, en numerosos e importantes títulos del anime.

El cambio de registro de Okiura respecto de su anterior trabajo es más que notable porque hay que decirlo desde el principio: Momo e no Tegami es una delicia para la vista y para el corazón. 

Para empezar, es una sencilla historia contada al "estilo japonés", que se toma su tiempo en su desarrollo, centrándose en el detalle, intimista de las situaciones de la vida familiar y de la protagonista de la historia. Particularmente agradezco infinitamente encontrarme con historias tranquilas, filmadas y montadas de manera que puedas ver, oír y pensar. Aquí sabes que no es necesario estar mirando la pantalla con los ojos permanentemente abiertos, al estilo de Malcolm McDowell en la Naranja Mecánica, para así no perder detalle de planos que no van a durar más de dos segundos, circunstancia que parece canon en la mayor parte del cine de hoy día, incluyendo la animación "americana" con personajes siempre al borde de un ataque de nervios.

La influencia del maestro Miyazaki en la historia que se cuenta es más que patente, sobre todo de Tonari no Totoro con la que comparte la situación de partida. Aquí Momo y su madre se mudan a una vieja casa familiar al lado de la de sus abuelos maternos, hay mucho trabajo que hacer con la mudanza pero su madre tiene que trabajar y deja a Momo mucho tiempo libre, en soledad dentro del viejo edificio. Al igual que en Totoro, pronto aparecen los elementos sobrenaturales, el contacto con los tres "Yokai" (espíritus). La tozudez inicial de Momo de vivir en un lugar donde el tiempo se ha detenido y el peculiar carácter de estos Yokai me recuerda sobremanera a Chihiro. Y luego está el escenario, una remota isla del archipiélago japonés perfectamente retratada en la vida cotidiana de sus habitantes, donde la naturaleza y los espíritus que la habitan son un personaje más de la historia.

Y todo esto realizado con una animación y calidad gráfica impresionante. La expresividad y los movimientos de los personajes es perfecta. No tiene nada que envidiar a la grandísima calidad de las producciones del estudio Ghibli. Los escenarios interiores dibujados a mano parecen reales y los paisajes están tan bien dibujados que ver esta película en 1080p es una verdadera gozada, al menos para aquellos que no tenemos posibilidad de disfrutarla en pantalla grande.

Trailer, para ver en HD a pantalla completa.




.




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada