lunes, 15 de mayo de 2017

Cine, lo que vamos viendo. Tres reseñas (nº LXIV)

Fecha estelar:-305630.6
_____________________________

Películas reseñadas:

- Hasta el último hombre (2016)
- Hentai Kamen (2013)
- Múltiple (2016)


______________________________________________________________________________
Hasta el último hombre (2016)
Dir. Mel Gibson

Diez años han pasado desde que Mel Gibson dirigiera “Apocalypto”, una película con todas las letras, para dirigir ahora “Hasta el último hombre”. Viendo el resultado uno no puede más que lamentarse de que este señor no haya podido rodar más porque, de cinco películas que ha dirigido desde “El hombre sin rostro” en el año 1993, todas son, excepto esa ópera prima que la recuerdo normalita, películas muy buenas y consecuentes con el estilo propio que el director tiene para con el tipo de historia que quiere contar y para la forma que tiene de rodar y mostrar la violencia.
En este caso, la batalla de la isla de Okinawa se muestra de manera apabullante, con una fuerza que estremece. Excesivo dirán algunos y la compararán con “Salvar al soldado Ryan” como si fueran películas que hubiera que confrontar. Puestos a ello, en mi opinión, el desembarco en Normandía de Spielberg es superior desde el punto de vista cinematográfico, tiene más técnica y el resultado se nota. Por el contrario, y aunque técnicamente también es irreprochable, esta conquista de la cresta Hacksaw es mucho más salvaje, visualmente brutal y espantosa, de una visceralidad difícil de ver y, seguramente, más cercana a una batalla real de la segunda guerra mundial. (En la batalla de Okinawa, que duró tres meses, murieron casi más de 20000 americanos, unos 12500 en acción directa, y entre 77000 y 110000 japoneses. La estimación respecto de civiles muertos es muy dispar aunque bien pudieron ser más de 100000).
La película de Gibson tiene un nervio y un brío espectacular, pero solo a partir de la primera hora. Es necesario un desarrollo de personajes y para eso está la primera hora que parece más rutinaria. Es una historia que, en cierto modo, ya fue tratada en “La gran prueba” (1956) de William Wyler y, sobre todo, en “El sargento York” de Howard Hawks. Ahora bien, hay un momento en que Gibson va a lo que le interesa y entonces ya se detiene poco en caminos secundarios. De hecho hay un personaje de la familia de cuatro miembros del que la película se desentiende porque el interés está muy centrado en el propio protagonista y su historia dentro de este marco bélico.
En esta película, claramente estructurada en tres partes aunque la última ocupe casi la mitad, la historia elegida por Gibson forma parte también de ese camino común que el director ha tomado en sus anteriores películas que pasa por el poder de las convicciones del uno, de la individualidad y la moralidad de la persona respecto de su familia, de su entorno o de su religión por encima de todo, y enfrentarlas o ponerlas a prueba en situaciones de violencia extrema con resultados dispares según la película, resultados que han pasado por la insumisión, la resignación/aceptación, la venganza o la firmeza. Esta parte puede interesar más o menos, los detractores la tildarán de sermón moralizante, como supongo que de igual manera harán con el trasfondo de la historia que se cuenta en “Salvar al soldado Ryan”, que también tiene lo suyo. Es un problema querer mostrar tu disconformidad con las acciones de un personaje y a partir de ese punto menospreciar el producto porque no se ajusta a tu visión del mundo. Por mi parte, considero la historia como interesante, sujeta al hecho de que está basada en hechos reales pero que no deja de tener el marchamo propio del director respecto a lo que pretende. Es curioso que en el mismo año Andrew Garfield haya rodado también un peliculón como es “El silencio” de Scorsese, es curioso que en las dos películas exista una escena en la que su personaje necesita de la revelación de Dios. (La película de Scorsese es extraordinaria)
Por poner un par de peros, que no pasan precisamente por las dos primeras partes de la película pues son necesarias para el desarrollo de la historia del protagonista: todos los actores, empezando por el propio Andrew Garfield, están muy bien aunque hay un cierto desentone en el caso de Vince Vaughn cuyo personaje que me cuesta creer. Ahora bien, pocas escenas tiene el señor Elrond Medio-Elfo (Hugo Weaving), pero se los come a todos. También es cierto que buena parte de lo que se ve durante la fase de instrucción es más rutinario aunque tiene interés por las peculiaridades del soldado Doss. Esta parte parece una especie de preludio de escenas heroicas que debemos ver después, es decir, la película es previsible respecto de que sabes qué algunos hechos van a ocurrir, incluso es necesario poner al soldado Doss enfrente de un japonés, tiene que ocurrir. Lo que pasa es que…., bien, vale, lo sabes; pero no te esperas que Gibson te lo muestre con la crudeza, el tremendismo y la fuerza en como lo hace.
8/10 - Notable

________________________________________________________________________________
HK: Hentai Kamen (2013)
Dir. Yûichi Fukuda

Kyosuke es un estudiante de secundaria con una existencia típicamente patética. Es hijo de una dominatrix de histrionismo desatado y de un policía incorrupto que solo sucumbió por los latigazos de la dominatrix. Pero la patética vida de Kyosuke sufre un cambio cuando para salvar a su amada Aiko se coloca unas bragas usadas en la cabeza. Ha nacido un nuevo superhéroe.
Es conveniente saber un poco sobre qué trata la película para evitar sorpresas y que el WTF! histórico que se pueda soltar no se oiga en casa del vecino.
Basado en un manga de seis volúmenes publicado entre 1992-93, este live-action es una película mala. Y no es solo por la falta de presupuesto pues precisamente no es motivo de queja ya que utilizan unos maquillajes que redundan en el cachondeo general que es la película. Ahora bien, si eres capaz de superar la vergüenza ajena, en la película puedes encontrarte con unos golpes buenísimos que a buen seguro te sacaran una carcajada, sobre todo en su primer tercio. Eso sí, hay que tener un cierto grado de comprensión o conocimiento sobre las típicas perversiones de los japoneses o sobre los arquetipos del manga y del anime de "vida escolar" de los que aquí no paran de cachondearse.
Y el cachondeo empieza ya desde el principio, con unos títulos de crédito que copian descaradamente a los de las películas Marvel. Pero, una vez pasado el buen primer tercio de película la cosa empieza a decaer aunque tiene algún esporádico repunte como es la aparición de los cuatro asesinos por el colegio o las disquisiciones que tienen Hentai Kamen y el falso Hentai Kamen en una terraza. Todo puro cachondeo a la japonesa. El querido Chicho Terremoto se quedaría muy corto aquí, aunque, en cierto modo, también tiene su homenaje.
En fin, una película muy mala que por esas continuas referencias mencionadas sube el listón a floja. Eso sí, con verdaderos momentos de auténtica vergüenza ajena occidental que hay que supear. El caso es que me están entrando ganas de ver la segunda parte estrenada en el 2016.
3/10 - Floja

________________________________________________________________________________
Múltiple (2016)
Dir. M. Night Shyamalan

Hay dos formas de considerar la última película de Shyamalan: sin el epílogo que es su escena final o teniéndolo en cuenta.
Sin mencionar nada más que lo que aparece en la sinopsis general del film, desde el primer punto de vista el resultado es solamente un interesante thriller de secuestros y personaje con personalidad múltiple que se sustenta básicamente en la interpretación de James McAvoy y en la habilidad como director de Shyamalan a la hora de crear tensión de prácticamente nada, jugando con la información que da o muestra al espectador al más puro estilo de Alfred Hitchcock. Incluso no falta el cameo del propio director aunque bien es cierto que los cameos de Shyamalan son más activos que los que hacía Hitchcock.
Necesita Shyamalan de explicar un poco lo que está ocurriendo y ésa es, quizás, la labor que se plantea para el personaje de la psiquiatra, pero esta es la parte por donde el film flojea en cuestión de ritmo. También me parece que un par de adolescentes sobran, que la actuación de Anya Taylor-Joy es más que solvente en comparación con sus compañeras. Pero bueno, en cualquier caso la película tiene su punto álgido a los dos tercios de film y luego se pierde demasiado en la deriva que tiene en al final.
Ahora bien, si se tiene en cuenta la escena final, el epílogo, todo cambia y la película sube muchos enteros y la deriva final es perfecta. Lo que pasa es que para ello hay que conocer bien la filmografía del director. ¡Puñetero Shyamalan! ¡Has jugado con nosotros otra vez y has ganado!

Atención: Spoiler a partir de aquí. ¡No siga leyendo si no ha visto la película!
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Y el caso es que, ¡puñetero Shyamalan!, nos estabas mostrando todo lo que ocurre desde el principio. No hay más que ver los posters oficiales de El protegido y de Múltiple y atender a las traducciones reales de los títulos oficiales.
No soy persona tan perspicaz, que lo anterior se lo he leído al usuario 0Gilthas0 en FilmAffinity. ¡Y tiene toda la razón!
Estas películas de Shyamalan con final inesperado tienen fecha de caducidad respecto de la sorpresa, caducan después del primer visionado. Pero, qué buena es la sensación ante la sorpresa que recibes en esta película cuando consideras que El protegido es de lo mejor de Shyamalan. Ahora ya solo queda esperar nuevos acontecimientos. Espero que no haya que esperar otros dieciséis años!
7/10 - Buena



Nº de películas reseñadas en el blog: 272
----------------------------------------------------------------------------------- 
Recuerda, amigo lector, que estas reseñas están basadas única y exclusivamente en mi opinión y gusto personal que puede, o no, coincidir con la del resto de los mortales.





 -